Pertenecer para ser

Pertenecer para ser

MAMI, ¡NUESTRA CANCIÓN!

Lo escribo y aun me da un vuelco el corazón.

Y es que sentir conexión y poder desarrollar un sentimiento de pertenencia, creo es algo fundamental.

Para mí, en mi proceso con mi hija, escucharla decir “nuestra canción” me hace sentirme directamente dentro, sentir que tengo un lugar en su imaginario, en su corazón.

Entiendo que para ella funciona igual, y poder sentir esa conexión le permite también en otro momento, poder decirme “esa canción no la quiero” o «esa canción no me gusta”.

Uno necesita esa conexión-espacio seguro para luego poder sentirse libre para SER.

Porque sentirse diferente sin unas raíces que nos sostengan, es sentirse fuera.

Es difícil gustarse siendo oveja negra cuando uno se siente excluido, porque si eso es así, lo que realmente uno quiere, es formar parte.

Es por eso que las etiquetas como “colectivo LGTB+”, “persona altamente sensible”, etc, nos hacen sentir que formamos parte de un algo más grande, que no estamos solos, o no somos los únicos que nos sentimos así.

Todos necesitamos nuestra etiqueta, hasta que dejamos de necesitarla, pero el proceso de formar parte nos ayuda luego a diferenciarnos.

Yo, como madre no gestante, durante mucho tiempo no me sentía madre, no sabía dónde colocarme, hasta que pude hacer mi proceso y encontrar mi lugar.

Ya me da igual la palabra madre, ya siento quien soy en la vida de mi hija más allá de la palabra, pero al principio, escucharla decir mami o que buscara en mi su refugio, era muy importante.

Uno ha de hacer todo un proceso hasta que se apropia de su diferencia y puede defenderla desde la más profunda aceptación.

Ojalá se me haya entendido…
¿A qué sientes tú que perteneces y eso te ha permitido SER con más seguridad?

¡Abrazo del alma!

Un espacio para aprender a escucharte y a valorarte